LA IMPORTANCIA DEL DESAYUNO

desayuno sano

 

LA IMPORTANCIA DEL DESAYUNO

Muchas personas  creen que han desayunado tras haber tomado un  café, zumo o galletas… o simplemente nada, esto no tiene nada que ver con una dieta equilibrada. Además, una comida a media mañana ni se hace o se toma cualquier cosa, un pastel o algún sustituto industrial.

Para los niños es fundamental 

LECHE

Un desayuno equilibrado asegura  nutrientes  importantes en el periodo escolar, época de gran crecimiento y desarrollo. Diferentes  estudios ponen de manifiesto que la alimentación que efectúa gran parte de los niños y adolescentes a primera hora de la mañana contiene un aporte calórico inferior a lo recomendado. Esto, o su propia omisión, generan un desequilibrio de sus hábitos alimentarios y, en consecuencia, de su estado nutricional.

 

¿Qué pasa si no desayunamos?

Hay que recordar que a primera hora de la mañana el organismo lleva ya entre 8 y 10 horas sin recibir ningún alimento.  Saltarse el desayuno acarrea  decaimiento, falta de concentración y mal humor, debido al déficit de glucosa -nuestro principal combustible energético- que produce el ayuno. La falta de glucosa empuja a nuestro cuerpo a quemar otras reservas energéticas, lo que causa múltiples alteraciones en el normal funcionamiento orgánico.

 

¿Qué aporta un buen desayuno?

Son muchos los  estudios que demuestran los beneficios para la salud.

Mejora del estado nutricional, aportamos una mayor cantidad de nutrientes que nos harán falta a lo largo del día.  Las personas que no desayunan suelen seguir una dieta de peor calidad, mientras que quienes lo hacen, suelen hacer una dieta menos grasa y más rica en fibra, vitaminas y minerales.

Evitará que afrontes la comida principal del medio día con ansiedad y comas más de lo debido y cualquier cosa.

Y si queremos perder peso

Las personas que desayunan mantienen el peso dentro de límites saludables a diferencia de las que no desayunan. El hecho de repartir las calorías durante el día en 4 ó 5 comidas, ayuda a que no se sobrecargue ninguna de ellas. Esto también contribuye a evitar picar entre horas (snacks, golosinas, bollería y otros dulces, refrescos, etc.), factor muy importante a la hora de controlar el peso.

 

¿Cómo es un desayuno equilibrado?

CEREALES DESAYUNO

Debemos tener variedad cada mañana, tostadas, pan, cereales de desayuno, galletas sencillas, etc. El consumo de estos alimentos contribuye a aumentar los aportes calóricos realizados a partir de los hidratos de carbono, reemplazando otros con mayor contenido graso (bollería industrial, repostería, etc.).

Si se incluyen cereales de desayuno o panes integrales, las posibilidades de satisfacer las necesidades de fibra son mayores.

El desayuno debe suponer entre el 20 y el 25% de las calorías ingeridas a lo largo del día. Para que sea equilibrado, deben estar representados como mínimo los siguientes grupos de alimentos: lácteos (leche, yogur, cuajada, requesón…), frutas y cereales (pan, tostadas, cereales de desayuno, galletas…). Aparte de estos, también pueden participar otros alimentos, como derivados cárnicos y dulces, en cantidades moderadas.

Los cereales proporcionan hidratos de carbono que aportan energía, vitaminas y minerales. Los cereales integrales aportan, además, fibra.

Los lácteos contienen proteínas de calidad, calcio, vitaminas A y D, y vitaminas del grupo B (principalmente riboflavina o B2).

Frutas. Aportan hidratos de carbono, agua, vitaminas, minerales y fibra.

Proteinas,  Jamón cocido o serrano, embutidos poco grasos (de pollo o pavo). Contienen proteínas de calidad.